Sobre el libro:
Los personajes de “Planes para toda la vida” podrían pensarse como las reencarnaciones de una misma voz a lo largo de la historia de la Tierra: un diplodocus existencialista, un niño vidente y una serie de animales antropomórficos que comparten inquietudes sobre el amor, los sueños, el dinero, el hogar, los dibujos animados, la vejez, el futuro y la muerte. Mientras atraviesan bosques, selvas, montañas, desiertos y ciudades, alejados en algunos casos por millones de años, los múltiples protagonistas, sin saberlo, dialogan entre sí sobre los temas esenciales en la búsqueda de posibles formas de trascendencia. A su manera intentan encontrar, entre los pliegos secretos del universo, como el premio oculto en una caja de cereales, la síntesis que explicará todo y les permitirá alcanzar, por fin, una vida tranquila.


Sobre el autor:
Antolín
(Andrés Olgiatti, Salta, 1983) estudió Arte en la Universidad de La Plata. Es músico, poeta y dibujante. A través del sello LAPTRA editó los discos “Diarios íntimos del futuro” (2009), “Jóvenes y eternos” (2010), “El susurro de las estrellas” (2013), y “Cajas de cereales abiertas sin premio” (2014). Es autor de los libros de poesía “Las personas no me quieren lo suficiente” (Belleza y Felicidad, 2008), “Quiero destruir algo hermoso”(Colección Chapita, 2009), “Nunca seré millonario (Pánico el Pánico, 2012)”, “Demasiado tarde para morir joven (Eloísa Cartonera, 2015) y “Amigo de los mutantes” (Desde un tacho ediciones, 2015), de los cómics “Vagabundos de la nieve (Pupi Club, 2016)”, “Amigo de los mutantes” (Waicómics, 2017) y de las ilustraciones del libro de busca y encuentra “¿Dónde está Perón?” (Galería Editorial, 2017)”. Junto a Paula Sosa Holt lleva adelante Estudio Rocoso, dedicado a la ilustración y al diseño gráfico.

 

"Planes para toda la vida"
Antolín

17x24 cm
90 pgs.
Agosto 2018
Maten al Mensajero Editorial

Planes para toda la vida - Antolín

$470
Planes para toda la vida - Antolín $470
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Bolivia al 200 (CABA) Durante la cuarentena estaremos entregando en Bolivia al 200, barrio de Flores, Ciudad de Bs As (combinar horario de retiro por correo electrónico)

    Gratis

Sobre el libro:
Los personajes de “Planes para toda la vida” podrían pensarse como las reencarnaciones de una misma voz a lo largo de la historia de la Tierra: un diplodocus existencialista, un niño vidente y una serie de animales antropomórficos que comparten inquietudes sobre el amor, los sueños, el dinero, el hogar, los dibujos animados, la vejez, el futuro y la muerte. Mientras atraviesan bosques, selvas, montañas, desiertos y ciudades, alejados en algunos casos por millones de años, los múltiples protagonistas, sin saberlo, dialogan entre sí sobre los temas esenciales en la búsqueda de posibles formas de trascendencia. A su manera intentan encontrar, entre los pliegos secretos del universo, como el premio oculto en una caja de cereales, la síntesis que explicará todo y les permitirá alcanzar, por fin, una vida tranquila.


Sobre el autor:
Antolín
(Andrés Olgiatti, Salta, 1983) estudió Arte en la Universidad de La Plata. Es músico, poeta y dibujante. A través del sello LAPTRA editó los discos “Diarios íntimos del futuro” (2009), “Jóvenes y eternos” (2010), “El susurro de las estrellas” (2013), y “Cajas de cereales abiertas sin premio” (2014). Es autor de los libros de poesía “Las personas no me quieren lo suficiente” (Belleza y Felicidad, 2008), “Quiero destruir algo hermoso”(Colección Chapita, 2009), “Nunca seré millonario (Pánico el Pánico, 2012)”, “Demasiado tarde para morir joven (Eloísa Cartonera, 2015) y “Amigo de los mutantes” (Desde un tacho ediciones, 2015), de los cómics “Vagabundos de la nieve (Pupi Club, 2016)”, “Amigo de los mutantes” (Waicómics, 2017) y de las ilustraciones del libro de busca y encuentra “¿Dónde está Perón?” (Galería Editorial, 2017)”. Junto a Paula Sosa Holt lleva adelante Estudio Rocoso, dedicado a la ilustración y al diseño gráfico.

 

"Planes para toda la vida"
Antolín

17x24 cm
90 pgs.
Agosto 2018
Maten al Mensajero Editorial